Trump vuelve a vetar países del Oriente Medio a Estados Unidos

Donald Trump firmó el lunes un decreto donde nuevamente bloquea de manera temporal el ingreso a Estados Unidos a refugiados y emigrantes de Medio Oriente, especialmente países muslmanes que anteriormente había sido anulado por justicia americana.

Este nuevo documento ya firmado por Trump, demuestra que hay un cierre en las fronteras con Irán, Libia, Somalia, Sudán, Siria y Yemen que a diferencia del primer decreto se ha excluído a Irak de los países que no pueden entrar a suelo estadounidense.

Esta nueva decisión es para proteger la seguridad de los ciudadanos de Estados Unidos, según el Secretario de Estado, Rex Tillerson: «es una medida vital para la seguridad nacional es una solemne responsabilidad del presidente proteger a los estadounidenses», expresó.

Así como hay opiniones positivas con la decisión hay muchas negativas, como la de Jeff Sessions, secretario de Justicia y Fiscal General:“el nuevo decreto proporcionará una necesaria pausa para que podamos revisar el actual escrutinio de las personas que vienen desde países que nos preocupan”.

En este sentido, John Kelly considera que “hará que este país sea más seguro y además atenderá viejas preocupaciones sobre la seguridad de nuestro sistema de migración”.

El Comité Nacional del Partido Demócrata indicó que: “la obsesión de Trump con la discriminación religiosa es asquerosa”.

Los cambios realizados como el de Irak que ahora si puede ingresar a los Estados Unidos, pero bajo una exhaustiva investigación para comprobar que no es parte del Estado Islámico.

La dirección demócrata cree que «el bloqueo a los musulmanes es tan inconstitucional como el anterior, y no hará que nuestro país sea más seguro”.

Según la organización Unión Estadounidense de Libertades Civiles (ACLU) dejó saber que Trump:  “admitió que su bloqueo a los musulmanes era indefendible pero lo reemplazó con una versión más suavizada que contiene los mismos errores”. Para ellos , “la única forma de arreglar un bloqueo a musulmanes es NO tener un bloqueo a musulmanes. Pero el presidente sigue comprometido con la discriminación religiosa, y esperamos que haya desaprobación por parte de las cortes y de los estadounidenses”.

Se cree que al sacar este nuevo decreto a sido una estrategia para desviar la atención a las acusaciones de Trump contra Barack Obama de mandar a realizar una intervención a los teléfonos de oficinas de la Torre Trump durante su campaña electoral.

La denuncia, que hasta ahora no ha presentado prueba alguna, ha dejado en evidencia las fuertes tensiones que hay entre el gobierno del expresidente Barack con Donald, especialmente en temas de inteligencia e investigación.

Investigaciones realizados por reconocidos medios de comunicación como Washington Post y New York Times, han revelado que el director del FBI, James Comey, hizo la solicitud al departamento de Justicia para que emitan una nota para rechazar estas acusaciones.

En la visión de León Panetta, ex jefe del gabinete de Bill Clinton y director de la CIA en la época de Obama: “cuando el presidente hace lo que (Trump) hizo en los últimos días, o envía tuits sin chequear los datos, hay algo profundamente equivocado”.

Sara Huckabee, fuente de la Casa Blanca, expresó que: “el presidente cree firmemente que el gobierno de Obama utilizó interceptación telefónica en la Trump Tower”.