¡Sé feliz como nunca! Disfruta de tu vida sin amargar a los otros

La amargura envejece

amargura

Así como lee, la amargura envejece. Si usted es una persona que constantemente se encuentra de mal humor, deberá cambiar ese hábito si no quiere ponerse viejito rápido.

Pero más allá de eso, uno no puede estar por la vida de amargado, ya que no es bueno. Una persona amargada, tiende a ser muy negativa en sus pensamientos y eso origina que los proyectos y todos los logros que puedas obtener no se puedan gestar por dicha negatividad. Además, las demás personas tienen a huir al toparse por ahí con una persona que se comporte de esa manera.

Es un consejo de vida. Quizá para algunos se perciba extraño pero es toda la verdad.

amargura

Hay que cambiar esa perspectiva y sonreírle a la vida por todo lo bueno que nos pasa a diario, y sobre todo agradecer por las bendiciones recibidas.

El estar amargado también enferma porque ello implica alterarse y por ejemplo, una persona que sufra de hipertensión arterial, no puede comportarse así ya que después perjudica su salud.

Y no solo sucede con hipertensión arterial, también sucede con otras enfermedades como la diabetes.

Solucionar los problemas con la amargura no es completamente seguro, pero si la persona quiere hacer todo el empeño por intentarlo y demostrar lo contrario, bienvenido sea.

Pero en este post te traemos los aspectos más comunes en las personas amargadas y con ello, podrás percibir rápidamente quién de los tuyos tiene esa actitud y poder alejarlo de tu vida, y “salvarte” de ese tipo de personas. Aunque siempre es bueno ayudar al otro a salir de ese problema; se sabe que es difícil, pero no imposible.

Ciertamente algunos pensamientos rondan nuestra cabeza como “no sirvo para nada”, “todo me pasa a mí”, “no tengo suerte o éxito” o entre otras frases, pero sumergirnos en ello sin intentar mirar el lado positivo de las cosas deriva en una vorágine de tristeza, antipatía y desánimo que a la larga no nos hace daño más que a nosotros mismos.

Múltiples estudios han demostrado que los sentimientos de tristeza crónicos pueden afectar negativamente a nuestra salud, felicidad y bienestar.

Todo surge por el miedo a uno mismo que posee y el miedo al fracaso. Nadie está acostumbrado a ello, pero como se comentó en párrafos anteriores, lo ideal es salvar a esa persona de su amargura y ayudarla a cambiar los pensamientos negativos que esta persona posea.

1- Los mensajes autodestructivos

Tener charlas con uno mismo es estupendo para colocar sentimientos e ideas en nuestra cabeza. Pero si dicha conversación es para hacernos sentir peor destruir nuestra moral a través de automensajes sobre lo zopenco que eres y lo terriblemente mal que lo haces todo, no es lo recomendable.

2- Pensar que todo lo haré mal

Una forma predominante del pensamiento negativo es hacer un balance de una situación o una interacción y anticiparnos con la idea de que saldrá mal.

Esto fue lo que comentó un profesor llamado Presto Ni. “Para muchas personas, esta actitud de ver el vaso medio vacío es habitual y automático”.

También añade que esas formas de relacionarnos con las circunstancias es lo que hace que las experiencias sen negativas o positivas.

3- Las comparaciones

Otra forma de reconocer a una persona amargada y negativa es la manera de compararnos desfavorablemente con los demás.

Ciertamente no haremos las cosas igual que los demás, pero tendemos a hacer esas referencias por cómo trabajan y ganan los demás y no nos fijamos en el esfuerzo que realizamos para cumplir nuestros objetivos. Siempre debemos intentarlo.

Estas son algunas actitudes que nos ayudará a reconocer a esa persona y saber cómo actuar ante ello, sin la necesidad de herir al otro.

amargura

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *