Rusia toma medidas para prohibir la obra de Los Testigos de Jehová

Por considerarlos extremistas

El Ministerio de Justicia de Rusia presentó una demanda ante el Tribunal Supremo para que se declare extremista a la organización religiosa Testigos de Jehová, para que se prohíban sus actividades y sea disuelta. El 15 de marzo de 2017, el Tribunal Supremo publicó en su sitio de Internet que recibió dicha solicitud del Ministerio de Justicia. En este sentido los Testigos de Jehová recibieron la notificación en la que se le indicaba que el Tribunal Supremo había admitido a trámite la solicitud para liquidar el Centro y que la audiencia tendría lugar el 5 de abril de 2017 a las diez de la mañana.
Si el Tribunal Supremo falla a favor del Ministerio, los testigos de Jehová de Rusia sufrirán terribles consecuencias. Las propiedades que usan para sus actividades religiosas podrán ser decomisadas, las casi 400 entidades jurídicas que tienen en el país podrían ser liquidadas y cada uno de los más de 170.000 Testigos que hay en Rusia podría ser enjuiciados simplemente por reunirse para adorar a Dios, leer la Biblia, realizar estudios biblicos en grupo o hablar con sus vecinos acerca de sus creencias.

Por creerlos una secta
Rusia toma medidas para prohibir la obra de Los Testigos de Jehová

Vasiliy Kalin, un representante de los Testigos de Jehová en Rusia dijo que “Todos los testigos de Jehová de Rusia deseamos con todas nuestras fuerzas poder adorar a nuestro Dios en paz. Durante más de cien años, el gobierno de Rusia ha incumplido las garantías de sus propias leyes, las cuales protegen este derecho. Cuando era niño, Stalin desterró a mi familia a Siberia simplemente por ser testigos de Jehová. Es triste y censurable que mis hijos y mis nietos tengan que pasar por algo parecido. Nunca pensé que en la Rusia actual se nos amenazaría con perseguirnos por nuestra religión”, enfatizó Kalin.

Testigos de Jehová no son aceptados en Rusia
Si el Tribunal Supremo falla a favor del Ministerio, los testigos de Jehová de Rusia sufrirán terribles consecuencias

La organización internacional de los Testigos de Jehová, nacida en los Estados Unidos, cuenta con ocho millones de seguidores a nivel mundial, tiene 175.000 seguidores en Rusia. Muchos consideran a los Testigos de Jehová como una secta e incluso una ‘secta totalitaria’. “Los Testigos de Jehová controlan duramente a los miembros de su comunidad, limitan sus derechos civiles, regulan todos los aspectos de su vida, los engañan durante el reclutamiento y los explotan», sostiene Alexánder Dvorkin, profesor y especialista en religiones ruso.