En México, seis estados reducen las penas por abortar

En México, seis estados reducen las penas por abortar

Si la dama embarazada carece de mala reputación, las penas por abortar se le reducen solamente en seis estados de La República mexicana.

En México, seis estados reducen las penas por abortar
En México, seis estados reducen las penas por abortar

En México, seis estados reducen las penas por abortar. Los congresistas  mexicanos imponen penas que oscilan entre los cuatro meses y los dos años de prisión a la gestante que aborte de manera voluntaria siempre y cuando no posea una reprochable moral. Si el juez que lleva la causa, considera lo contrario las penas pueden ser de hasta cinco años.

Ciudades como Tamaulipas, Yucatán, Oaxaca, Nayarit, Puebla y Zacatecas  estipulan también penas menores si la gestante que abortó había logrado ocultar el estado de gravidez.

En los 31 estados de La República mexicana, los códigos penales están llenos de disposiciones que de facto, reducen las penas a aquellas féminas que deciden interrumpir su embarazo, pero al mismo tiempo confirman los estereotipos más tradicionales de la sociedad.

En los 31 estados de La República mexicana, los códigos penales están llenos de disposiciones que de facto, reducen las penas a aquellas féminas que deciden interrumpir su embarazo
En los 31 estados de La República mexicana, los códigos penales están llenos de disposiciones que de facto, reducen las penas a aquellas féminas que deciden interrumpir su embarazo.

México ha despenalizado el aborto hasta la semana doce del embarazo

En este orden de ideas, 17 de los 32 estados del país han cambiado sus constituciones para garantizar el derecho a la vida desde la concepción.

En Jalisco el código penal es parecido al de Tamaulipas. La pena de cárcel, se sustituye por orientación psicológica que tendrá como finalidad la atención integral de las consecuencias generadas con motivo de la práctica del aborto provocado, así como, reafirmar los valores humanos por la maternidad, procurando el fortalecimiento de la familia.

Con una pena de uno a tres años de prisión, el Estado de México, castiga a la mujer que se practique un aborto. En Hidalgo por ejemplo, si el aborto es para evitar la exclusión social o por pobreza  extrema, la pena es menor, mientras que en Morelos la sanción aborto es de cinco años; aunque también puede sustituirse por terapia familiar.

En este orden de ideas, las mujeres que deseen abortar por decisión propia tienen que hacerlo en la capital mexicana a fin de no tener ningún problema legal o a Estados Unidos en el caso de las embarazadas que residen en las localidades del norte.

Asimismo, en las legislaciones regionales para no ser juzgada por un aborto es que la vida de la madre corra peligro, o que el feto tenga malformaciones o en su defecto, que el aborto sea espontáneo.

Patricia Uribe

Tolerante cien por ciento. Fácil adaptabilidad a situaciones diversas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *