España apoya a Gas Fenosa

 Luego de la liquidación de Electricaribe, el ministro de España de los Asuntos Exteriores indicó que tiene la esperanza de que se llegue a un acuerdo satisfactorio entre ambas partes.

Alfonso Dastis, ministro español de Asuntos Exteriores, explicó que apun tiene confianza en que exista una «solución satisfactoria» por lo que el Gobierno de Colombia y la multinacional española Gas Natural Fenosa por la liquidez de su filial Electricaribe.

Dastis hizo mención del tema en la Ciudad de México, luego de haberse reunido conj el presidente Enrique Peña Nieto, desde su llegada ante su visita oficial.

Esta empresa, Gas Natural Fenosa, irá a demandar desde los inicios de la semana que viene al Gobierno de Colombia ante lo que sería el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias relativas a Inversiones (Ciadi), que necesita el apoyo del Banco Mundial por la liquidación de Electricaribe, por la cual irá a pedir una inmnización de 1.000 millones de euros, lo que sería en dólares 1.071 millones.

Luego de estas declaraciones de la multinacional española, el ministro defendió su posición sobre el derecho a acudir a este instrumento legal, ya que según  lo que recordó el Gobierno español «siempre está a favor de una solución negociada».

Ante el anuncio de la multinacional española, Dastis debatió sobre el derecho a recurrir a este instrumento según sus declaraciones ante los periodistas en la casa del embajador de España en México dijo que:» Confiamos en que, de alguna manera, se acabe alcanzando una solución satisfactoria para las dos partes.

En este sentido, el jefe de la diplomacia española confirmó que el Gobierno español «apoya» a una empresa como Gas Natural Fenosa que «ha desarrollado una labor muy positiva» y que, en el caso de Colombia, «estaba dispuesta a adaptarse para hacer también frente a las necesidades de los clientes y los consumidores».

Finalmente los informantes diplomáticos en España dicen que ya se habían acordado dos de los puntos con los que tenían diferencias: el pago de atrasos por parte de organismos públicos y la lucha contra el consumo fraudulento. Esta diferencia llegó al momento de fijar  nuevas tarifas y, específicamente, de comprometer su mantenimiento el mayor tiempo posible para amortizar las inversiones que la compañía acepto a hacer para asegurar el suministro. Si no se aplicaban estas condiciones, la viabilidad de la empresa no podría garantizarse aunque cambiase el operador según las fuentes de información.