Ante la falta de masa de maíz procesado, el ingenio criollo ofrece alternativas en este rubro

Ante la falta de masa de maíz procesado, el ingenio criollo ofrece alternativas en este rubro

El venezolano se las ha tenido que «ingeniar» para llevar a su mesa la tradicional arepa, alimento preferido de todos y que ha faltado desde hace algunos años ante la falta en masa, de producción de este producto y debido a la escasez, son muchas las familias que ya no consumen la arepa, ya sea asada o frita.

Ante la falta de masa de maíz procesado, el ingenio criollo ofrece alternativas en este rubro
Ante la falta de masa de maíz procesado, el ingenio criollo ofrece alternativas en este rubro.

Ante la falta de masa de maíz procesado, el ingenio criollo ofrece alternativas en este rubro. Pero el ingenio venezolano es amplio y posee un gran y variado repertorio para buscarle solución a los problemas. Tal es el caso del emprendedor Carlos Andrés Pérez, hombre nativo del Municipio Leonardo Infante y quien en su calidad de comerciante, tuvo la buena suerte de apostarle al procesamiento de harina de maíz precocida.

Ante la falta de maíz procesado, surge Carlos Andrés Pérez, emprendedor independiente

Carlos Andrés Pérez, se anotó una buena, al estudiar, analizar e investigar como elaborar y procesar harina de maíz y de esta manera asegurarle a la familia venezolana, la arepa en su mesa cada día. Carlos Andrés tenía en su haber, una maquina para moler pasto que se le daba a los animales en el campo.

Este hombre, reflexionó y pensó que si la máquina de moler pasto, serviría para moler maíz, el problema estaba solucionado. Y fue tras unas modificaciones que le realizara a la máquina moledora de pasto; que la hizo apta para moler maíz, y comenzó la producción de la harina de maíz.

Producto que ha tenido gran receptividad entre los consumidores que se la solicitan por encargo y con días de anticipación. Carlos Andrés tiene su improvisado puesto ubicado en las inmediaciones de la Avenida Las Industrias, en el Municipio Leonardo Infante, Valle de La Pascua, Guárico.

Allí en compañía de cinco trabajadores, procesa, empaqueta y pesa el producto que logra vender a la velocidad del rayo. La demanda es tan alta que ya tiene clientes fijos en lugares aledaños como Maracay, Valencia, Maracaibo, El Tigre, Maturín, El Socorro y de todas partes del país, hasta La Isla de Margarita.

La demanda es tan alta que ya tiene clientes fijos en lugares aledaños
La demanda es tan alta que ya tiene clientes fijos en lugares aledaños.

Ante la falta de maíz procesado, crece la producción artesanal

La producción artesanal se ha incrementado para Carlos Andrés Pérez, y es que según lo refirió él, logra producir mil quinientos kilos diarios.